350 Aniversario del Aguinaldo

Todo un sentimiento de celebración y gratitud afloró en la mañana del sábado 16 de diciembre cuando con legítimo orgullo, nuestra ciudad, proclamó en público la alegría de poseer un hermoso tesoro para alabar a nuestra Madre. Se ha buceado en la intimidad de los anales de nuestra devoción mariana, para cantar loores a la Purísima a través de las coplas del Aguinaldo, nacidas en 1667.


Toda una ceremonia que el cortejo rememoró en su visita a las parroquias de la ciudad, muchas de ellas lo recibían por vez primera, en un ambiente festivo, gozoso reflejado en los semblantes dels Angelets, Camareras y miembros de la Junta de Fiestas. La presencia de enardecidos fieles en cada una de ellas, conmovió el recuerdo de otros tiempos, cuando las estrofas resonaban en las casas de la ciudad y en las de nuestro término ofreciendo, a cambio, sus dádivas para poder sufragar los dispendios del festejo siguiente.


El acto institucional, con representación municipal, en el Centre de Cultura de Caixa Ontinyent, rememoró el encanto y el simbolismo de la manifestación fiel, inquieta, sensible… de nuestra ciudad que excitó las emociones, conmovió y animó a seguir proclamando nuestro Fíat a María Inmaculada.


Calles y plazas admiraron el paso del genuino cortejo acompañado por los acordes musicales, cuyo colofón fue puesto en la Real y Pontificia Capilla a los pies de la bella imagen de nuestra Canónica Patrona.


PC160002 IMG_9196 PC160016 IMG-20171218-WA0018 IMG-20171218-WA0012

Noticias Relacionadas

Evangelio del día

Twitter Pontifex

Santo
del día

9 DE DICIEMBRE SAN JUAN DIEGO CUAUHTLATOATZIN SEGLAR

Juan Diego Cuauhtlatoatzin (que significa: Águila que habla o El que habla como águila), un indio humilde, de la etnia indígena de los chichimecas, nació en torno al año 1474, en Cuauhtitlán, que en ese tiempo pertenecía al reino de Texcoco. Juan Diego fue bautizado por los primeros franciscanos, aproximadamente en 1524. En 1531, Juan Diego era un hombre maduro, como de unos 57 años de edad; edificó a los demás con su testimonio y su palabra; de hecho, se acercaban a él para que intercediera por las necesidades, peticiones y súplica ...

... leer más