Área litúrgica

Objetivo general:


area-liturgicaEl área de liturgia ayuda a la Comunidad a celebrar su fe y tiene como misión “que los fieles expresen en su vida y manifiesten a los demás el Ministerio de Cristo y la naturaleza auténtica de la verdadera Iglesia, sobre todo en el Divino Sacrificio de la Eucaristía”
“La celebración dominical de la Eucaristía tiene un papel principalísimo en la vida de la Iglesia, es donde los cristianos reviven de manera particularmente intensa la experiencia que tuvieron los Apóstoles la tarde de Pascua”.
El mayor empeño se ha de poner, pues, en la liturgia “cumbre a la cual tiende la actividad de la Iglesia y al mismo tiempo la fuente de donde mana toda su fuerza”.


Objetivos específicos:


El cristiano puede encontrarse y experimentar a Dios de muchas formas y en lugares diversos.
Una forma y un lugar privilegiado y sacramental es en la celebración litúrgica.
La celebración litúrgica es el lugar en el que el cristiano se encuentra con Dios y Dios con el cristiano. Es el lugar en el que se comparte la Palabra y el Pan. La gozosa experiencia del encuentro exige que se anuncie a los demás hombres la alegría del encuentro.


Acciones



La animación litúrgica consiste en ayudar a dar vida, hacer participar, crear dinamismo y ambiente festivo en las celebraciones, para que los fieles reunidos ofrezcan a Dios un culto en espíritu y verdad.


El equipo de liturgia prepara las Eucaristías.


Prepara los Sacramentos.


Potencia los tiempos fuertes: Adviento, Navidad, fiestas de la Purísima, tiempo de Cuaresma y Pascua, Pentecostés, y demás fiestas de la Virgen.


Prepara textos profundos, signos y símbolos que hagan más participadas las celebraciones.


Coordinar los lectores y participaciones.


El equipo de liturgia estará siempre abierto a las llamadas de la Iglesia y del párroco, siempre con su conformidad, fieles a la doctrina de la Iglesia.


Noticias Relacionadas

Evangelio del día

Twitter Pontifex

Santo
del día

30 DE SEPTIEMBRE SAN JERÓNIMO DOCTOR DE LA IGLESIA

Memoria de san Jerónimo, presbítero y doctor de la Iglesia, que, nacido en Dalmacia, estudió en Roma, cultivando con esmero todos los saberes, y allí recibió el bautismo cristiano. Después, captado por el valor de la vida contemplativa, se entregó a la existencia ascética yendo a Oriente, donde se ordenó de presbítero. Vuelto a Roma, fue secretario del papa Dámaso, hasta que, fijando su residencia en Belén de Judea vivió una vida monástica dedicado a traducir y explicar las Sagradas Escrituras, revelándose como insigne doctor. De ...

... leer más