Sacramentos

Los sacramentos que celebramos los cristianos son, ante todo, como dice el Catecismo de la Iglesia Católica, "Las obras maestras de Dios" (CCE 1091.1116). Cuando vamos a misa o nos confesamos o nos casamos, los protagonistas no somos nosotros, ni la Iglesia, sino Dios Trino:


"Toda celebración sacramental es un encuentro de los hijos de Dios con su Padre, en Cristo y en el Espíritu Santo" (CCE 1153).


Lo principal que pasa cuando celebramos un sacramento no es que así cumplimos un deber o realizamos algo que pide nuestra religiosidad o nuestra paz espiritual. Lo que pasa es, sobre todo, que Dios Padre quiere comunicamos su amor, su perdón, su salvación. Y siempre lo hace por medio de su Hijo Jesús y su Espíritu Santo.


Dios sale a nuestro encuentro en la celebración eclesial y nos alcanza a cada uno de nosotros en los diversos sacramentos: nos incorpora a su vida (bautismo), nos da la fuerza de su Espíritu (confirmación), nos alimenta en nuestro camino (eucaristía), nos perdona nuestras culpas (reconciliación), nos fortalece en nuestra enfermedad (unción), regala a la comunidad ministros que hagan las veces de Cristo (orden) y bendice el amor del hombre y la mujer para formar una familia (matrimonio).


Esta es la perspectiva más positiva: "Los sacramentos manifiestan y comunican a los hombres el misterio de la comunión del Dios Amor" (CCE 1118).


No podemos entender lo que son los sacramentos sin referirlos a una clave fundamental: la Pascua de Jesús.


El momento culminante de la historia, cuando fuimos salvados y reconciliados con Dios, fue la Pascua, cuando Cristo Jesús murió en la cruz y fue resucitado por la mano poderosa de Dios. Todo lo demás es aplicación de aquel acontecimiento central.


The gallery was not found!

Noticias Relacionadas

Evangelio del día

Twitter Pontifex

Santo
del día

30 DE SEPTIEMBRE SAN JERÓNIMO DOCTOR DE LA IGLESIA

Memoria de san Jerónimo, presbítero y doctor de la Iglesia, que, nacido en Dalmacia, estudió en Roma, cultivando con esmero todos los saberes, y allí recibió el bautismo cristiano. Después, captado por el valor de la vida contemplativa, se entregó a la existencia ascética yendo a Oriente, donde se ordenó de presbítero. Vuelto a Roma, fue secretario del papa Dámaso, hasta que, fijando su residencia en Belén de Judea vivió una vida monástica dedicado a traducir y explicar las Sagradas Escrituras, revelándose como insigne doctor. De ...

... leer más