Bautismo

El Bautismo nos sumerge en su muerte y resurrección y nos da la vida nueva por su Espíritu, es el sacramento por el que renacemos a la vida divina y somos hechos hijos de Dios.


Es el primero de los sacramentos porque es la puerta que abre el acceso a los demás sacramentos, y sin él no se puede recibir ningún otro.


Los efectos que produce el bautismo son: perdona el pecado original, y cualquier otro pecado, con las penas debidas por ellas. Se nos dan las tres divinas personas junto con la gracia santificante. Infunde la gracia santificante, las virtudes sobrenaturales y los dones del Espíritu Santo. Imprime en el alma el carácter sacramental que nos hace cristianos para siempre. Nos incorpora a la Iglesia.


IMG-20150428-WA0002


Se bautiza derramando agua sobre la cabeza y diciendo: "Yo te Bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo" hay otros signos importantes, como la unción con el santo crisma, la profesión de fe y el compromiso de padres y padrinos de educar en la fe al bautizando.



En la parroquia se celebra habitualmente todos los primeros domingos del mes. Para apuntar el bautismo es necesario pasarse por el despacho parroquial para poder concretar el día y preparar la celebración.


Noticias Relacionadas

Evangelio del día

sábado 23 Febrero 2019 : Evangelio según San Marcos 9,2-13.

Seis días después, Jesús tomó a Pedro, Santiago y Juan, y los llevó a ellos solos a un monte elevado. Allí se transfiguró en presencia de ellos. Sus vestiduras se volvieron resplandecientes, tan blancas como nadie en el mundo podría blanquearlas. Y se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Pedro dijo a Jesús: "Maestro, ¡qué bien estamos aquí! Hagamos tres carpas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías". Pedro no sabía qué decir, porque estaban llen ...

... leer más

Twitter Pontifex

Santo
del día

23 DE FEBRERO SAN POLICARPO DE ESMIRNA OBISPO Y MÁRTIR

Memoria de san Policarpo, obispo y mártir, discípulo de san Juan y el último de los testigos de los tiempos apostólicos, que en tiempo de los emperadores Marco Antonino y Lucio Aurelio Cómodo, cuando contaba ya casi noventa años, fue quemado vivo en el anfiteatro de Esmirna, en Asia, en presencia del procónsul y del pueblo, mientras daba gracias a Dios Padre por haberle contado entre los mártires y dejado participar del cáliz de Cristo (c. 155).San Policarpo, obispo de Esmirna, conoció de cerca al apóstol Juan y a los otros que habí ...

... leer más