Celebración del Sacramento de la Confirmación

Este año, todavía marcado por las medidas sanitarias frente al virus, hemos podido celebrar el Sacramento de la Confirmación como siempre, en la fecha señalada, el primer sábado de mayo. Con gran ilusión y alegría bajo la atenta mirada de la Purísima, el Vicario Episcopal, nuestro párroco, D. Melchor, administró el Sacramento de la Confirmación a un grupo de cuarenta jóvenes, entre ellos seis adultos.


Una celebración muy emotiva y participativa, donde nos acompañó el coro parroquial con unos cantos muy apropiados para este día tan importante, en la que renovaron las promesas del Bautismo, recibieron la efusión del Espíritu Santo, y fueron ungidos con el Santo Crisma.


Oramos para que el Señor, que envió a sus apóstoles el Espíritu Santo y quiso, que, por medio de ellos y sus sucesores, ese mismo Espíritu fuera comunicado a todos los creyentes, le rogamos que estos nuevos confirmados puedan difundir en el mundo los mismos frutos que produjo la primera predicación evangélica. Que sepan que esto no acaba aquí, que, con la ayuda de la comunidad parroquial, van a poder seguir trabajando por los hermanos y por el Reino de Dios. Cristo confía en ellos para hacer visible su Evangelio con sus palabras y su vida. Que el Espíritu que hoy han recibido los acompañe siempre, pues este día debe ser para ellos el principio de una vida nueva.


IMG-20210501-WA0091 IMG-20210501-WA0047 IMG-20210501-WA0176 IMG-20210501-WA0183 IMG-20210501-WA0168 IMG-20210501-WA0151 IMG-20210501-WA0067

Noticias Relacionadas

Evangelio del día

Twitter Pontifex

Santo
del día

27 DE OCTUBRE SAN VICENTE, SABINA Y CRISTETA MÁRTIRES

Vicente, Sabina y Cristeta son hermanos. Han nacido y viven en Talavera (Toledo). Los tres disfrutan de su juventud —Cristeta, casi niña- y, como en tantos hogares después del fallecimiento de los padres, hace cabeza Vicente que es el mayor.Manda en el Imperio la tetrarquía hecha por Diocleciano con el fin de poner término a la decadencia que se viene arrastrando a lo largo del siglo III por las innumerables causas internas y por las rebeliones y amenazas cada vez más apremiantes en las fronteras. Diocleciano, augusto, reside en Nicomedi ...

... leer más