Luz de Belén

​ El domingo día 18, cuarto de Adviento, ya muy cerca de la Navidad. El Señor está cerca y eso nos llena de gozo y entusiasmo. Por la tarde, en la iglesia de Santa María tuvo lugar la recibida de la Luz de la paz de Belén. Desde 1990, ha habido un gran acuerdo de cooperación en muchos países, lo que ha permitido que la luz viaje por toda Europa. Cada año, un niño del norte de Austria recoge la luz de la gruta donde nació Jesús y la lleva a Europa desde donde se distribuye a todas las diócesis, iglesias, hospitales, prisiones,... las vísperas de la Navidad.


Las parroquias de Ontinyent hemos querido traer “la luz de la paz de Belén” a nuestras comunidades, a nuestros grupos y a nuestros hogares. Es un hermoso signo que nos ayuda a recibir a Jesús, que nació pobre en un pesebre y desde allí irradia la luz de su paz y amor a nuestros corazones; es, también, un hermoso signo que nos une a todas las parroquias vísperas de Navidad, y nos hace sentir que somos hermanos, unidos a nuestro hermano mayor: El Hijo de Dios hecho hombre.


Una celebración donde se pudo observar los momentos en la que la luz se hace presente en el Evangelio hasta que finalmente llega a nosotros. Al finalizar la celebración representantes de las cuatro parroquias de Ontinyent recibieron la luz así como la gente que se acercó para recogerla.


IMG_5524 IMG_5526


 

Noticias Relacionadas

Evangelio del día

martes 23 Julio 2019 : Evangelio según San Mateo 12,46-50.

Todavía estaba hablando a la multitud, cuando su madre y sus hermanos, que estaban afuera, trataban de hablar con él. Alguien le dijo: "Tu madre y tus hermanos están ahí afuera y quieren hablarte". Jesús le respondió: "¿Quién es mí madre y quiénes son mis hermanos?". Y señalando con la mano a sus discípulos, agregó: "Estos son mi madre y mis hermanos. Porque todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre". ...

... leer más

Twitter Pontifex

Santo
del día

23 DE JULIO SANTA BRÍGIDA DE SUECIA RELIGIOSA

Santa Brígida, religiosa, nacida en Suecia, que contrajo matrimonio con el noble Ulfo, del que tuvo ocho hijos, a los cuales educó piadosamente, consiguiendo al mismo tiempo con sus consejos y con su ejemplo que su esposo llevase una vida de piedad. Muerto éste, peregrinó a muchos santuarios y dejó varios escritos, en los que habla de la necesidad de reforma tanto de la cabeza como de los miembros de la Iglesia. Puestos los fundamentos de la Orden del Santísimo Salvador, en Roma pasó de este mundo al cielo (1373). Etimológicamente: ...

... leer más