Miércoles de ceniza, inicio de la Cuaresma

Con el miércoles de ceniza, iniciamos la cuaresma, un camino que nos llevará hacia la Pascua. Un tiempo de oración, penitencia, limosna, conversión. Como señala el papa Francisco “es el tiempo para redescubrir la ruta de la vida. Porque en el camino de la vida, como todo viaje, lo que realmente importa es no perder de vista la meta. Convertíos a mí, dice el Señor. El Señor es la meta de nuestro peregrinar por el mundo. Para encontrar de nuevo la ruta, el miércoles de ceniza se nos ofrece un signo: la ceniza en la cabeza, signo que nos hace pensar en lo que tenemos en la mente: nada quedará de tantas cosas detrás de las que corres y te preocupas cada día, una vez terminada, solo quedan las cenizas.” 


Por la mañana los alumnos del colegio de Santa María y del colegio de la Milagrosa participaron de la celebración de la palabra y de la imposición de la ceniza. D. Félix Perona se desplazó a las instalaciones del colegio Santa María para realizar la celebración en el patio, en cambio los niños y niñas del colegio de la Milagrosa recibieron la imposición de la ceniza en la iglesia de Santa María. En ambos casos, se respetaron las medidas higiénicas y de seguridad.


Col·legi Santa Maria (4) Col·legi La Milagrosa (3)


 


 


 


 


Por la tarde, a las 19.30h. se celebró en Santa María la Eucaristía con la imposición de la ceniza a la comunidad parroquial. Al imponer la ceniza sobre la cabeza de los fieles, el sacerdote pronuncia las siguientes frases: "Convertíos y creed en el Evangelio", "Acuérdate de que eres polvo y al polvo volverás". 


Parròquia (3) Parròquia (4)

Noticias Relacionadas

Evangelio del día

Twitter Pontifex

Santo
del día

27 DE OCTUBRE SAN VICENTE, SABINA Y CRISTETA MÁRTIRES

Vicente, Sabina y Cristeta son hermanos. Han nacido y viven en Talavera (Toledo). Los tres disfrutan de su juventud —Cristeta, casi niña- y, como en tantos hogares después del fallecimiento de los padres, hace cabeza Vicente que es el mayor.Manda en el Imperio la tetrarquía hecha por Diocleciano con el fin de poner término a la decadencia que se viene arrastrando a lo largo del siglo III por las innumerables causas internas y por las rebeliones y amenazas cada vez más apremiantes en las fronteras. Diocleciano, augusto, reside en Nicomedi ...

... leer más