Misa de Nochebuena

Con toda la alegría y nuestro amor fraterno, nos reunimos a las 19:30h, en Santa María para la celebración de la Eucaristía, en esta noche santa, que cambió el curso de la historia. Estábamos en vigilante espera a lo largo de todo el adviento. La escritura nos dice que se hizo un gran silencio en tierra… La creación entera esperaba al Niño que es Dios. Y Él ya ha llegado. Él ya está entre nosotros. Humilde entre los humildes, ha nacido en el portal de Belén, le acompañan María y José y, junto a ellos tres, todos los hombres y mujeres que esperan la paz y alegría de parte de nuestro Dios. El milagro se ha producido, Dios ha venido al mundo para salvar a toda la creación. Después de pronunciar el Pregón de Navidad, resonó nuestro canto más alegre en esta gran noche de luz, paz y amor, Gloria a Dios, en ese momento varios niños con cirios encendidos acompañaron a un ángel, a San José y a la Virgen María llevando al Niño Jesús para colocarlo en el nacimiento del presbiterio. Junto a las ofrendas del pan y vino se ofrecieron alimentos que se habían recogido en la campaña de la cistella portados al altar por los más pequeños que participaron en la celebración. Al terminar pasamos a adorar al Niño, acompañados de villancicos y felicitarnos en esta Navidad. ​ ​ ​ ​

IMG_0419IMG_0426IMG_0453

Noticias Relacionadas

Evangelio del día

domingo 25 Octubre 2020 : Evangelio según San Mateo 22,34-40.

Cuando los fariseos se enteraron de que Jesús había hecho callar a los saduceos, se reunieron con Él, y uno de ellos, que era doctor de la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba: "Maestro, ¿cuál es el mandamiento más grande de la Ley?". Jesús le respondió: "Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu espíritu. Este es el más grande y el primer mandamiento. El segundo es semejante al primero: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos ...

... leer más

Twitter Pontifex

Santo
del día

25 DE OCTUBRE SAN FRUTOS DE SEGOVIA EREMITA , CONFESOR Y MÁRTIR

Los cuerpos de San Frutos, Santa Engracia y San Valentín, venerados por los cristianos segovianos, se conservaron en la ermita de San Frutos, cerca de la actual Sepúlveda, desde comienzos del siglo VIII hasta el siglo XI.El rey Alfonso VI concedió esta ermita al monasterio de San Sebastián de Silos —hoy Santo Domingo de Silos- para que la cuidasen y facilitasen la creciente devoción del pueblo; se hizo escritura en el 1076. Los monjes recomponen la ermita como de nuevo y la habilitan para que puedan vivir en ella algunos monjes. Terminad ...

... leer más