Misa de Nochebuena

Con toda la alegría y nuestro amor fraterno, nos reunimos a las 19:30h, en Santa María para la celebración de la Eucaristía, en esta noche santa, que cambió el curso de la historia. Estábamos en vigilante espera a lo largo de todo el adviento. La escritura nos dice que se hizo un gran silencio en tierra… La creación entera esperaba al Niño que es Dios. Y Él ya ha llegado. Él ya está entre nosotros. Humilde entre los humildes, ha nacido en el portal de Belén, le acompañan María y José y, junto a ellos tres, todos los hombres y mujeres que esperan la paz y alegría de parte de nuestro Dios. El milagro se ha producido, Dios ha venido al mundo para salvar a toda la creación. Después de pronunciar el Pregón de Navidad, resonó nuestro canto más alegre en esta gran noche de luz, paz y amor, Gloria a Dios, en ese momento varios niños con cirios encendidos acompañaron a un ángel, a San José y a la Virgen María llevando al Niño Jesús para colocarlo en el nacimiento del presbiterio. Junto a las ofrendas del pan y vino se ofrecieron alimentos que se habían recogido en la campaña de la cistella portados al altar por los más pequeños que participaron en la celebración. Al terminar pasamos a adorar al Niño, acompañados de villancicos y felicitarnos en esta Navidad. ​ ​ ​ ​

IMG_0419IMG_0426IMG_0453

Noticias Relacionadas

Evangelio del día

jueves 17 Enero 2019 : Evangelio según San Marcos 1,40-45.

Se acercó a Jesús un leproso para pedirle ayuda y, cayendo de rodillas, le dijo: "Si quieres, puedes purificarme". Jesús, conmovido, extendió la mano y lo tocó, diciendo: "Lo quiero, queda purificado". En seguida la lepra desapareció y quedó purificado. Jesús lo despidió, advirtiéndole severamente: "No le digas nada a nadie, pero ve a presentarte al sacerdote y entrega por tu purificación la ofrenda que ordenó Moisés, para que les sirva de testimonio". Sin embargo, apenas se fu ...

... leer más

Twitter Pontifex

Santo
del día

17 DE ENERO SAN ANTONIO ABAD

Memoria de san Antonio, abad, que, habiendo perdido a sus padres, distribuyó todos sus bienes entre los pobres siguiendo la indicación evangélica y se retiró a la soledad de la Tebaida, en Egipto, donde llevó una vida ascética. Trabajó para reforzar la acción de la Iglesia, sostuvo a los confesores de la fe durante la persecución del emperador Diocleciano y apoyó a san Atanasio contra los arrianos, y reunió a tantos discípulos que mereció ser considerado padre de los monjes (356). Etimológicamente: Antonio = florido, inestima ...

... leer más