Misa dels Portadors de la Corda del Bou

Los miembros "dels Portadors de la Corda del Bou a la Puríssima", asistieron a su anual encuentro con nuestra Excelsa Madre en la centenaria misa de Sabatina que en el templo parroquial de Santa María fue oficiada, en este caso y previa invitación de su Párroco Plebán, por el Párroco de la Iglesia de la cercana población de Albaida, que tributa firme devoción a la Virgen del Remedio.


Partícipes en la liturgia de la palabra, todos ellos unieron sus voces y plegarias en torno a la bella imagen de la Purísima solicitando su bendición y amparo en estas solemnes y festivas jornadas donde la tradición señala la fiesta popular durante ese sábado y al día siguiente, por las calles y plazas señaladas en el programa oficial del festejo.


Concluida la ceremonia eucarística, todos ellos iniciaron los trabajos correspondientes para que el “bou en corda”, hiciera las delicias de los centenares y centenares de gentes, que hasta esta ciudad se desplazaron para disfrutar de estos festejos.


20171202_080926

Noticias Relacionadas

Evangelio del día

lunes 10 Diciembre 2018 : Evangelio según San Lucas 5,17-26.

Un día, mientras Jesús enseñaba, había entre los presentes algunos fariseos y doctores de la Ley, llegados de todas las regiones de Galilea, de Judea y de Jerusalén. La fuerza del Señor le daba poder para curar. Llegaron entonces unas personas transportando a un paralítico sobre una camilla y buscaban el modo de entrar, para llevarlo ante Jesús. Como no sabían por dónde introducirlo a causa de la multitud, subieron a la terraza y, desde el techo, lo bajaron con su camilla en medio de ...

... leer más

Twitter Pontifex

Santo
del día

9 DE DICIEMBRE SAN JUAN DIEGO CUAUHTLATOATZIN SEGLAR

Juan Diego Cuauhtlatoatzin (que significa: Águila que habla o El que habla como águila), un indio humilde, de la etnia indígena de los chichimecas, nació en torno al año 1474, en Cuauhtitlán, que en ese tiempo pertenecía al reino de Texcoco. Juan Diego fue bautizado por los primeros franciscanos, aproximadamente en 1524. En 1531, Juan Diego era un hombre maduro, como de unos 57 años de edad; edificó a los demás con su testimonio y su palabra; de hecho, se acercaban a él para que intercediera por las necesidades, peticiones y súplica ...

... leer más