Pastoral de la Salud

La pastoral de la salud pretende ser el esfuerzo por una presencia “adecuada” de la Iglesia en el mundo de los enfermos. De manera que esta presencia sea testimonio del amor de Dios y de la vida; signo de la presencia y de la acción salvadora de Dios en Cristo, Presente en su Iglesia.


La pastoral de la salud tiene como objetivo principal la asistencia cristiana a los enfermos. Pretende despertar la conciencia de que todos somos responsables de esa presencia adecuada de la Iglesia en el mundo de la salud.


Las tareas del equipo de Pastoral de la Salud



Conocer a los enfermos.
Acercarse a los enfermos.
Ayudar a las familias.
Sensibilizar a la comunidad.
Conectar con la residencia.
Relacionarse con el conjunto de la parroquia
Trabajar en equipo.




Organización y desarrollo del equipo


La pastoral necesita de la organización para hacer posible y eficaz su acción:



Coordinar el grupo.
Distribuir a las visitadoras por toda la demarcación parroquial.
Formación permanente del grupo.
Orar y celebrar.
Participar en lo que la Iglesia organiza.
Para dar un rostro nuevo más evangélico a la comunidad cristiana es esencial hacer a los enfermos un sitio más real y significativo en ella.


Noticias Relacionadas

Evangelio del día

lunes 10 Diciembre 2018 : Evangelio según San Lucas 5,17-26.

Un día, mientras Jesús enseñaba, había entre los presentes algunos fariseos y doctores de la Ley, llegados de todas las regiones de Galilea, de Judea y de Jerusalén. La fuerza del Señor le daba poder para curar. Llegaron entonces unas personas transportando a un paralítico sobre una camilla y buscaban el modo de entrar, para llevarlo ante Jesús. Como no sabían por dónde introducirlo a causa de la multitud, subieron a la terraza y, desde el techo, lo bajaron con su camilla en medio de ...

... leer más

Twitter Pontifex

Santo
del día

9 DE DICIEMBRE SAN JUAN DIEGO CUAUHTLATOATZIN SEGLAR

Juan Diego Cuauhtlatoatzin (que significa: Águila que habla o El que habla como águila), un indio humilde, de la etnia indígena de los chichimecas, nació en torno al año 1474, en Cuauhtitlán, que en ese tiempo pertenecía al reino de Texcoco. Juan Diego fue bautizado por los primeros franciscanos, aproximadamente en 1524. En 1531, Juan Diego era un hombre maduro, como de unos 57 años de edad; edificó a los demás con su testimonio y su palabra; de hecho, se acercaban a él para que intercediera por las necesidades, peticiones y súplica ...

... leer más