PREGÓN DE FIESTAS DE LA PURISIMA

A los pies de la Excelsa Patrona, antorcha que reverbera la fe bañada en un limbo de luz, fue pronunciado el magnífico pregón del franciscano e hijo de la ciudad, Fray Lluis Oviedo Torró, después de que las voces blancas dels Angelets anunciasen las fiestas a la Inmaculada Concepción. Repleta la nave parroquial de fieles, en cuyo presbiterio figuraba nutrida representación del clero parroquial y de la orden franciscana, Joan Tolsá fue el encargado de introducir al pregonero del presente año.


Su cuidada y elaborada disertación fue una reflexión directa y muy interesante del valor de Dios y de la Purísima en nuestra sociedad actual, donde quedó demostrada la importancia de nuestras fiestas mayores que desde 1662 celebramos con toda solemnidad. Difícil queda poder entender el Ontinyent del siglo XXI sin su patrimonio religioso, cultural y humano.


El pregonero después de reflejar como somos hizo una referencia especial a las Camareras y als Angelets como testimonios vivos del que debe significar ser hijos de la Purísima. La solemnidad del momento concluyó con el canto de los Gozos a cargo de Charo Martos.
IMG_20181124_190438IMG_20181124_191136_BURST001_COVERIMG_20181124_193446IMG_20181124_193554_BURST001_COVER

Noticias Relacionadas

Evangelio del día

sábado 23 Febrero 2019 : Evangelio según San Marcos 9,2-13.

Seis días después, Jesús tomó a Pedro, Santiago y Juan, y los llevó a ellos solos a un monte elevado. Allí se transfiguró en presencia de ellos. Sus vestiduras se volvieron resplandecientes, tan blancas como nadie en el mundo podría blanquearlas. Y se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Pedro dijo a Jesús: "Maestro, ¡qué bien estamos aquí! Hagamos tres carpas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías". Pedro no sabía qué decir, porque estaban llen ...

... leer más

Twitter Pontifex

Santo
del día

23 DE FEBRERO SAN POLICARPO DE ESMIRNA OBISPO Y MÁRTIR

Memoria de san Policarpo, obispo y mártir, discípulo de san Juan y el último de los testigos de los tiempos apostólicos, que en tiempo de los emperadores Marco Antonino y Lucio Aurelio Cómodo, cuando contaba ya casi noventa años, fue quemado vivo en el anfiteatro de Esmirna, en Asia, en presencia del procónsul y del pueblo, mientras daba gracias a Dios Padre por haberle contado entre los mártires y dejado participar del cáliz de Cristo (c. 155).San Policarpo, obispo de Esmirna, conoció de cerca al apóstol Juan y a los otros que habí ...

... leer más