PREGÓN DE FIESTAS DE LA PURISIMA

A los pies de la Excelsa Patrona, antorcha que reverbera la fe bañada en un limbo de luz, fue pronunciado el magnífico pregón del franciscano e hijo de la ciudad, Fray Lluis Oviedo Torró, después de que las voces blancas dels Angelets anunciasen las fiestas a la Inmaculada Concepción. Repleta la nave parroquial de fieles, en cuyo presbiterio figuraba nutrida representación del clero parroquial y de la orden franciscana, Joan Tolsá fue el encargado de introducir al pregonero del presente año.


Su cuidada y elaborada disertación fue una reflexión directa y muy interesante del valor de Dios y de la Purísima en nuestra sociedad actual, donde quedó demostrada la importancia de nuestras fiestas mayores que desde 1662 celebramos con toda solemnidad. Difícil queda poder entender el Ontinyent del siglo XXI sin su patrimonio religioso, cultural y humano.


El pregonero después de reflejar como somos hizo una referencia especial a las Camareras y als Angelets como testimonios vivos del que debe significar ser hijos de la Purísima. La solemnidad del momento concluyó con el canto de los Gozos a cargo de Charo Martos.
IMG_20181124_190438IMG_20181124_191136_BURST001_COVERIMG_20181124_193446IMG_20181124_193554_BURST001_COVER

Noticias Relacionadas

Evangelio del día

Viernes, 12 De Abril : Evangelio según San Juan 6,1-15.

Jesús atravesó el mar de Galilea, llamado Tiberíades. Lo seguía una gran multitud, al ver los signos que hacía curando a los enfermos. Jesús subió a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Se acercaba la Pascua, la fiesta de los judíos. Al levantar los ojos, Jesús vio que una gran multitud acudía a él y dijo a Felipe: "¿Dónde compraremos pan para darles de comer?". El decía esto para ponerlo a prueba, porque sabía bien lo que iba a hacer. Felipe le respondió: "Doscient ...

... leer más

Twitter Pontifex

Santo
del día

12 DE ABRIL SAN JULIO I PAPA

En Roma, en el cementerio de Calepodio, en el tercer miliario de la vía Aurelia, sepultura del papa san Julio I, quien, frente a los ataques de los arrianos, custodió valientemente la fe del Concilio de Nicea, defendió a san Atanasio, perseguido y exiliado, y reunió el Concilio de Sárdica. († 352)Fecha de canonización: Información no disponible, la antigüedad de los documentos y de las técnicas usadas para archivarlos, la acción del clima, y en muchas ocasiones del mismo ser humano, han impedido que tengamos esta concreta informaci ...

... leer más