Solemnidad del Corpus Christi 2020


“Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que come de este pan vivirá para siempre”



Este año, la gran Solemnidad del Corpus Christi  ha estado marcada por las medidas de distanciamiento social que nos impidieron sacar al Señor Sacramentado en procesión por las calles de nuestra ciudad. No obstante, hemos celebrado esta fiesta con toda solemnidad dentro de nuestro templo de Santa María, y de un modo especial en la Eucaristía y Adoración que fue participada a nivel interparroquial, en la que concelebraron los sacerdotes de nuestra ciudad.


Jesús Eucaristía no ha podido salir en procesión por nuestras calles, pero se realizó la procesión por dentro del templo y desde las puertas de Santa María se hizo la bendición con el Santísimo a toda la ciudad. Fue un momento muy emotivo.


Esta fiesta, con expresiones externas, no puede quedar ahí. Honrar el Cuerpo de Cristo significa comulgar con Él, con su persona, con sus sentimientos y actitudes. Asimismo, honrar el Cuerpo de Cristo significa acercarse al hermano y a la hermana con mayor respeto y disponibilidad, porque él o ella también es cuerpo de Cristo. El cuerpo de Cristo se parte en los altares para saciar nuestra hambre, pero también para urgir nuestra más generosa entrega desde la Solidaridad. Así adquiere su sentido más pleno para nuestras vidas. Es también el Día de La Caridad, no lo olvidemos. Es la mejor honra que podemos ofrecer al Cuerpo de Cristo. 


IMG-20200615-WA0031 IMG-20200615-WA0033 IMG-20200615-WA0027 IMG-20200615-WA0028 IMG-20200615-WA0025 IMG-20200615-WA0022 IMG-20200615-WA0020 IMG-20200615-WA0021 IMG-20200615-WA0010 IMG-20200615-WA0011 IMG-20200615-WA0015 IMG-20200615-WA0006 IMG-20200615-WA0019

Noticias Relacionadas

Evangelio del día

Twitter Pontifex

Santo
del día

27 DE NOVIEMBRE NUESTRA SEÑORA DE LA MEDALLA MILAGROSA ADVOCACIÓN MARIANA

La primera aparición de la Medalla Milagrosa tuvo lugar el domingo 18 de Julio 1830, en París, justo en la capilla de la casa central de las Hijas de la Caridad, a una religiosa llamada Catalina Laboure. El padre Aladel, confesor de la vidente, fue quien insertó el relato en el proceso canónico siete años más tarde."A las cinco de la tarde, estando las Hijas de la Caridad haciendo oraciones, la Virgen Santísima se mostró a una hermana en un retablo de forma oval. La Reina de los cielos estaba de pie sobre el globo terráqueo, ...

... leer más