Visita a FITUR de “Els Angelets”

El "Cant dels Angelets" que preludia los centenarios festejos patronales a la Purísima visitó Fitur. El coro integrado por dieciséis voces blancas repleto de alegría y emoción entonó los cantos que tanto agradaron a los habitantes de la Villa de Ontinyent en 1662. Era la primera vez que "els Angelets" traspasaban los límites de nuestra provincia, tras haber sido declarado su canto como Bien Inmaterial de relevancia local. Entre los integrantes de la expedición, afloraron sentimientos, nostalgias, recuerdos y homenajes a los que año tras año y en el devenir de algo más de tres siglos y medio pregonaron el concepcionismo de la ciudad del Clariano.


En aquel espacio abierto, repleto de gentes, nuestro canto, a las 13’30 h., deleitó y escribió su propia historia, a pesar que en la imaginación fluían nuestras calles y plazas y sobretodo nuestras gentes que aplauden, conservan y miman este excepcional tesoro musical que forma parte de nuestro patrimonio local.


IMG_20180122_200513

Noticias Relacionadas

Evangelio del día

lunes 10 Diciembre 2018 : Evangelio según San Lucas 5,17-26.

Un día, mientras Jesús enseñaba, había entre los presentes algunos fariseos y doctores de la Ley, llegados de todas las regiones de Galilea, de Judea y de Jerusalén. La fuerza del Señor le daba poder para curar. Llegaron entonces unas personas transportando a un paralítico sobre una camilla y buscaban el modo de entrar, para llevarlo ante Jesús. Como no sabían por dónde introducirlo a causa de la multitud, subieron a la terraza y, desde el techo, lo bajaron con su camilla en medio de ...

... leer más

Twitter Pontifex

Santo
del día

9 DE DICIEMBRE SAN JUAN DIEGO CUAUHTLATOATZIN SEGLAR

Juan Diego Cuauhtlatoatzin (que significa: Águila que habla o El que habla como águila), un indio humilde, de la etnia indígena de los chichimecas, nació en torno al año 1474, en Cuauhtitlán, que en ese tiempo pertenecía al reino de Texcoco. Juan Diego fue bautizado por los primeros franciscanos, aproximadamente en 1524. En 1531, Juan Diego era un hombre maduro, como de unos 57 años de edad; edificó a los demás con su testimonio y su palabra; de hecho, se acercaban a él para que intercediera por las necesidades, peticiones y súplica ...

... leer más